Tienes entre 21 y 28 años y no soportas la realidad

Hay algo que me llama la atención de la generación de jóvenes que tienen entre 21 y 28 años. Esta generación tiene una clara diferencia comparada con la mía (tengo 35 años), existe una clara tendencia en un grupo importante de ellos de querer estar fuera del sistema o rehuir y rechazar cualquier cosa que suene a estructura.

Vamos viendo con más detalle… existe una enorme cantidad de jóvenes que están en contra del sistema, que lo rechazan y quieren escapar de este o han escapado… no deja de sorprender como este grupo se ha vuelto bastante hippie y de cierta forma alejado de las estructuras más tradicionales.

Muchos no quieren trabajar, la mayoría sueña con vivir en el campo o en comunidades, imaginando, soñando y fantaseando de cómo debería ser el mundo y como todo se habría de resolver si el sistema cambiará.

Los temas esotéricos, chamánicos, energéticos les atraen y gustan bastante. Tanto que muchos quieren de hacer ese su mundo. Asistiendo o participando de un gran número de talleres de meditación, yoga, energía, trabajo con plantas, etc… Creyendo que su equilibrio se va a producir entre más experiencias e información tengan que los saque de la realidad de este planeta.

Tengo que decirles algo que seguramente no les va a gustar… ese no es el camino de equilibrio para ustedes, pero antes de empezar a defenderse, profundicemos un poco.

Esta generación, astrológicamente hablando tiene una característica interesante. Tienen una capacidad de conexión espiritual tremenda, una sensibilidad gigante, una enorme creatividad, una visión vanguardista, una rebeldía natural contra el sistema y una necesidad de romper con lo establecido.

Pero al mismo tiempo, tienen la obligación de plasmar dentro de esta realidad todo lo que expuse anteriormente. Está muy bien darse cuenta que el sistema no funciona y que nos va a llevar a la ruina a todos… pero está muy mal, darle la espalda a ese sistema y creer que mágicamente todo va a cambiar. Y esto está mal porque este comportamiento a la larga nos va a desilusionar.

Vuelvo a repetirlo, el trabajo para este grupo está en anclar su alta vibración energética a esta realidad y desde ahí comenzar a co-crear una nueva. Pero esto no se hace, pues se dedican en exceso a alimentar a sus chakras superiores: con exceso de espiritualidad, fantasías, conexiones, sueños, ideales, exceso de drogas, etc. No es necesario expandir más esa conexión, por lo que termina creando es un gran desequilibrio energético.
El cuerpo humano es un canal que va desde la coronilla a la planta de los pies. En el caso de alguien equilibrado y balanceado, las energías que están conectadas con los chakras superiores descienden a través del cuerpo hasta ser ancladas acá en la tierra mediante el 1° chakra, eso nos permite co-crear una realidad más conectada con las energías transpersonales y espirituales.

Pero esta generación en gran parte no cultiva y ordenan su chakra 1 o raíz. Me ha tocado ver una y otra vez jóvenes con una tremenda energía espiritual, pero que tienen completamente bloqueadas su conexión a tierra. Eso es como tener una cañería tapada, donde el agua no fluye…

Quieres saber algunos efectos de esto: fuertes desilusiones de la realidad, ver como lo que esperaste que iba a pasar no pasa, sensación de melancolía, rabia contra el sistema, sensación de no pertenencia o de no arraigo, un fuerte miedo y un factor importante, especialmente en esta generación… inseguridades tremendas de sus capacidades y su valor personal.

Probablemente muchos ven estos síntomas, pero los tratan de resolver tomando más cursos, o expandiéndose de alguna forma o huyendo de la realidad. Es decir, las soluciones lo único que hacen es agrandar el problema.

La realidad muchas veces no es linda, pero puede llegar a serlo. Y para poder contribuir a esta, primero hay que enfrentar cuales son mis miedos e inseguridades… y madurar, no cómo nos lo dicen nuestros padres, sino madurar y hacerme cargo del hecho de que la realidad que quiero la tengo que construir yo. Y para eso tengo que enfrentar lo que me da miedo de mi versus el sistema.

A veces preferimos escapar de una realidad compleja, antes que enfrentarnos con esta. Y esto le pasa a gran parte de esta generación… mejor huir que hacerme cargo y enfrentar mis propias inseguridades.

No estoy diciendo que mantengamos el sistema, todo lo contrario, si hay una generación que la puede cambiar son ustedes. Pero para hacerlo tienen que meterse en el sistema, en la realidad y ahí descargar su creatividad, libertad, sueños, fantasías, rebeldía, etc. Sólo así realmente podemos cambiar este sistema.

Trabajen sus relaciones dentro de su familia, sanen su raíz afectiva, trabajen fuertemente sus miedos e inseguridad y la sensación de no poder ser capaces.

Convierte esta realidad en el mundo que sueñas, en vez de quejarte y desilusionarte una vez más por la forma en que las cosas son.

Sí, es complejo. Sí, es una tarea que nadie quiere asumir… pero tanto se habla de la Era de Acuario y de los cambios. Bueno somos nosotros los actores de esos cambios y tenemos la responsabilidad de plasmarlo en la realidad.

Esa es la huella de esta generación, la responsabilidad de anclar acá lo espiritual y lo rebelde. No de esperar que otro lo haga, mientras me voy en mi volada y crítico el mundo.