Niños Sensibles y Distraídos

Existen niños que se diferencian de los demás por su gran sensibilidad y timidez. Son niños hipersensibles, con mundos emocionales que captan con mayor intensidad lo que ocurre a su alrededor. Son como verdaderas esponjitas que absorben los conflictos al interior de la casa o en los ambientes donde suelen estar, viéndose fuertemente afectados por estos.

De cierta forma, estos niños realmente sienten dentro de sí lo que ocurre a su alrededor, teniendo una gran empatía natural. En algunos casos, esta empatía es tan fuerte que llegan a sentir el dolor de los demás (personas, animales o plantas) y se pueden sentir culpables por lo que pase a su alrededor.

La negatividad del ambiente la absorben y no tienen cómo distinguir qué es lo que nace desde ellos y qué es lo que nace desde afuera. Esta gran sensibilidad hace que muchas veces sean bastante introvertidos y temerosos. Incluso algunos cayendo en estados de pánico, quedándose paralizados del terror.

También es muy común que sean muy temerosos durante las noches, teniendo pesadillas y diciendo que sienten “cosas” que les dan susto. La verdad es que estos niños suelen sentir cosas que el resto de las personas no percibimos de manera común y que para los padres se les hace difícil de entender.

Suelen depender bastante de la familia, especialmente de la madre, de las que no les gusta alejarse. Algunos de estos niños se vuelven muy dependientes y caen en la manipulación emocional para impedir que sus padres los dejen solos o para que les den la atención que ellos sienten que necesitan.

En general estos niños sensibles tienen algo en común, suelen “volarse”. Su mecanismo de seguridad emocional clásico es recurrir a mundos internos de sensibilidad, creatividad y de imaginación, donde se sienten seguros. Están físicamente, pero en su mente están en otro lado. En los colegios no dan mayores problemas, pero si les cuesta concentrarse en las clases y parecen estar distraídos, como en otro mundo.

Su mecanismo de seguridad es refugiarse en estos mundos, por lo tanto, si están afectados emocionalmente o si hay conflicto en sus hogares, van a tener una mayor tendencia a estar distraídos. Si los padres o profesores los retan o los presionan, se logra el efecto contrario, pues se ven más afectados a nivel emocional y tienden a refugiarse de mayor forma en sus “mundos” seguros.

Son muy creativos y tienen grandes habilidades artísticas, ya sea en pintura, danza o música. Pero muchas veces no la desarrollan con todo su potencial, puedes suelen quedarse más tiempo en sus mundos emocionales que realizando las cosas en este mundo concreto.

Este tipo de niños suelen tener predominancia del elemento Agua en su carta natal. Ya sea porque su signo de nacimiento, la Luna o algún planeta están en algún signo de Agua (Cáncer, Escorpión y Piscis). La mejor forma de saberlo es realizando una consulta astrológica, para realizarla se necesita la hora de nacimiento, por lo que está hecha a la medida de la persona.

Consejos para el Desarrollo Sano:

  • Que se le escuche y que se le respete en el sentido de beatitud y sensibilidad que perciben en su vida interior. Especialmente si son niños varones, que no se burlen de él por ser sensible, pues se pueden volver más introvertidos y sufrir en silencio.
  • Si tiene problemas de concentración, por estar “volado” en clases, que no se le presione o se le rete. Acá la herramienta principal para ayudarlos a estar más presentes es la contención emocional y resolver los conflictos en el hogar que los puedan estar afectando.
  • Educarle en autonomía y autoestima, no hacerle imprescindible la presencia de los padres para desenvolverse en la vida. Hay que tener cuidado de no sobreprotegerlos demasiado o tendrán problemas para madurar emocionalmente por su dependencia.
  • Hacerle comprender que tiene el amor incondicional de los padres, no importa lo que haga o de. El amor no se da con la condición de pedir algo a cambio.
  • No utilizar con él ni permitirle utilizar el chantaje emocional como estrategia para conseguir cariño o cualquier otra finalidad.
  • Ayudarles a potenciar su poderoso lado artístico, creativo y sensible. Canalizar ese mundo imaginario hacia el exterior, realizando actividades creativas y artísticas.
  • Enseñar al niño a conciliar sus deseos con la realidad, que no siempre se puede conseguir lo que desea y que no por ello hay que caer en el desaliento recurriendo a sus mundos imaginarios.
  • Si sienten demasiado miedo o se paralizan, enseñarles a hacer ejercicios de respiración, de manera de hacer que la tensión salga del cuerpo. Concentrándose en la inhalación y exhalación.
  • Enseñarle que se es sensible y vulnerable a la respuesta emocional del mundo y que mucho de lo que siente no le pertenece, pero puede ayudar a los demás gracias a su especial sensibilidad.
  • Enseñar a gestionar lo que llega de fuera a través de sellados energéticos, como poner las manos en el plexo solar.