Niños Hiper Activos y Temperamentales

Acción, movimiento, estimulación, competencia, amor por la aventura, reacciones emocionales explosivas, son todas características de los niños con predominancia del elemento fuego.

Suelen tener grandes cantidades de energía, la cual les cuesta poder administrar, pasando a momentos de gran excitación, entusiasmo e hiperactividad. Para ellos es realmente difícil poder permanecer mucho tiempo es estados contemplativos y de tranquilidad, pues su naturaleza fundamental está ligada a la acción, tomar la iniciativa y el movimiento. Necesitan cambios constantes en la rutina y se pueden aburrir fácilmente.

A nivel emocional, el enojo suele llega rápido. La tolerancia a la frustración es baja, especialmente cuando no pueden hacer algo respecto a una situación. Tienden a discutirles a los padres, les molesta cuando se les critica por algo o no se les permite hacer lo que quieren. Y difícilmente se quedarán callados aceptando una situación que les parece injusta. Estas reacciones se producen porque para los signos fuegos, tener la razón, tomar sus propias decisiones, tener libertad e independencia, son características que están ligadas tanto con su seguridad emocional, como con su sentido de identidad.

Les cuesta mucho pasar desapercibidas, que no les presten atención inmediatamente y los traten como creen merecerse. Suelen llamar la atención, ya sea en el colegio o dentro de sus familias. Pueden tener altas capacidades de liderazgo, pero para que estás puedan ser potenciadas deben aprender a trabajar en equipo y no a hacer siempre lo que ellos quieren.

09.-515256517

Consejos para el Desarrollo Sano:

  • Practicar deportes y juegos les permitan descargar sus grandes cantidades de energía.
  • También deportes donde se les enseñe a canalizar y gestionar energía de manera gradual y controlada: artes marciales, deportes de resistencia y deportes que requieran trabajar una técnica.
  • Aprender a enfocarse en las tareas importantes y dar prioridad. Que antes de pasar a la acción aprendan a detenerse al menos por unos segundos para pensar qué, cómo y para qué lo van a hacer.
  • Enseñarles técnicas para que aprendan a conectarse con las emociones, manejarles y expresarlas sanamente. Ejercicios de calma y respiración, como algún tipo de meditación o yoga infantil.
  • A la hora del estudio, para ellos esos mucho más difícil aprender quedándose quietos, su modalidad natural es aprender en movimiento. Sería ideal cambiar silla de estudio, por una pelota saltarina.
  • No sobre exigirlos o restringirlos más de lo necesario. Dándoles mayor libertad y espacio de movimiento.
  • Esta mayor libertad debe ir acompañada con la lección: “las acciones tienen consecuencias”, para que aprendan a hacerse responsables desde pequeños de sus actos.
  • Enseñarles que los demás tienen sus propios ritmos y que son sensibles a la forma en la que ellos los tratan. Que lo demás tienen emociones y son más sensibles que ellos.
  • Si les gusta mucho llamar la atención, es muy buena idea llevarlos a talleres de actuación o artísticos, para que desarrollen su gran creatividad.