Niños Curiosos, Habladores y Dispersos

Existen niños donde la comunicación, la curiosidad, los estímulos mentales y las relaciones con otros, se vuelven sus principales motores de vida. Si tienes uno de estos niños curiosos y dispersos, lo más probable es que estemos hablando de un niño con predominancia del elemento aire en su carta astral.

Para mucho de estos niños, su sensación de comodidad y seguridad emocional está relacionada con los estímulos mentales. Esto quiere decir que necesitan recibir, salir a buscar e intercambiar información, de manera de sentirse bien. Cuando esto no se produce, estos niños experimentan angustia. Es por esto que se les puede hacer tan difícil quedarse tranquilos o concentrarse en un mismo punto por mucho tiempo.

Suelen necesitar relaciones con otras personas y actividades sociales que les den una oportunidad de hablar e intercambiar ideas. En clases les puede gustar mucho conversar con sus compañeros y quedarse en silencio mucho rato es un verdadero reto.

Estos niños suelen ser bastante inteligentes, más rápidos para entender conceptos e ideas que el resto de los niños. Esto sumado a una fuerte necesidad de estímulos mentales, hace que tengan una fuerte tendencia a aburrirse en las clases y a desconcentrarse.

Es recomendable un ambiente educacional que se interesé en estimular al niño, con métodos dinámicos y que estimulen la creatividad y el intercambio de ideas. Las clases lentas y estructuras los tienden a aburrir y cuando esto ocurre, estos niños buscan estímulos. Por esto después son acusados de tener déficit atencional.

En general estos niños suelen tener una mala relación con las emociones. Les gusta entender y no sentir. Obviamente también caen en estados emocionales intensos, como llanto o pataletas, pero estos los agotan mucho.

Sus sistemas nerviosos suelen ser más sensibles y se ven muy afectados por lo que ocurre a su alrededor. Un niño de este tipo que sufre a nivel emocional, se puede cargar con estrés o nerviosismo mental. Esto puede hacer que se le haga más difícil concentrarse en el colegio, pues va a buscar más estímulos para calmar su angustia emocional.

Este tipo de niños suelen tener predominancia del elemento Aire en su carta natal. Ya sea porque su signo de nacimiento, la Luna o algún planeta están en algún signo de Aire (Géminis, Libra y Acuario). La mejor forma de saberlo es realizando una consulta astrológica, para realizarla se necesita la hora de nacimiento, por lo que está hecha a la medida de la persona.

Las esencias florales logran excelentes resultados a la hora de ayudarles a manejar su dispersión y su fuerte necesidad de estímulos. Ayudándoles a bajar el ritmo de su acelerado nivel mental, a ordenar de mejor forma las ideas y a ser más tolerantes con el aburrimiento.

Consejos para el Desarrollo Sano:

  • Si hablan sin parar es un síntoma de nerviosismo emocional.
  • No saben manejar el mundo emocional, por lo tanto necesitan ayuda con esto. Es ideal enseñarles a sentir la emoción en el cuerpo, no llevarla al plano mental.
  • Invitarle a que exteriorice sus pensamientos, emociones y sentimientos con libertad y sin miedos, por ejemplo mediante dibujos o escribiendo de lo que le ocurre. Es ideal alguna técnica de liberación emocional para disminuir la tensión mental.
  • Animarle a que comparta sus preocupaciones y las exteriorice, en la búsqueda común de soluciones, así podrá relajar su tensión mental.
  • Cuando ya es hora de dormir o están cansados después de muchas horas de actividad mental, es importante hacer una transición a un ambiente calmo e insistirles en el descanso.
  • Pueden ser influenciables por los demás o que pregunten constantemente que deben hacer, dudando entre dos o más opciones. Ayudarlos a desarrollar una opinión clara y segura, que confíen en su intuición.