Actividades de Verano

El salir de clases, el dejar de ver a los compañeros y las vacaciones, son elementos que producen fuertes cambios en la rutina del niño. Todas las personas tenemos formas de diferentes de adaptarnos a los cambios. Quizás ya de adultos estamos acostumbrados a los ciclos de fiestas de finales de año, pero en los niños pequeños estas vivencias se viven con novedad.

Todos conocemos cuál es nuestro signo del zodiaco, este es el signo en el que se encuentra el Sol en la carta natal. El Sol tiene una importancia fundamental en los adultos y en los niños mayores de 5 años que comienzan a construir un sentido de identidad personal. Pero en los niños menores, el planeta más importante es la Luna.

Desde la visión de la Astrología Psicológica, todos tenemos formas diferentes de adaptarnos a los cambios. En los niños pequeños estos cambios se relacionan con su visión de la seguridad emocional y está ligada con el signo en el que se encuentre su Luna de nacimiento.

Si esta Luna se encuentra en signos de elemento Tierra o Agua, los niños no se adaptarán tan fácilmente a los cambios, de hecho, puede ser que los alteren o le produzcan ansiedad.

Los niños con Luna en signos Tierra se encuentran cómodos con la rutina y los cambios repentinos los pueden desconcertar. Les da seguridad lo conocido y establecido. Tienen una resistencia natural al cambio, porque este implica una situación nueva, que puede ser potencialmente peligrosa y desestabilizante. A ellos hay que explicarles con anterioridad lo que va a ocurrir a final de año y lo que se viene para el próximo. Si se los va a llevar de vacaciones, es recomendable que lleven juguetes u objetos materiales que le dan seguridad emocional.

Les van a atraer las actividades de verano prácticas, donde vean resultados de forma concreta y tangible. Ellos necesitan percibir con sus sentidos la realidad, de manera de sentirse tranquilos. Actividades como cursos de cocina infantil, arte, trabajar con las plantas y jardines.

Si la luna se encuentra en un signo de Agua, el cambio también puede causar problemas, pero principalmente en lo relacionado al mundo emocional. Puede ser que estos niños extrañen a sus compañeros o a las educadoras de los jardines, pues tienden a crear vínculos emocionales más profundos y cualquier corte en estos vínculos les produce ansiedad y tristeza. Son niños más sensibles, por lo tanto el mayor remedio que se les puede dar ante estos cambios es entregarles mucho amor y comprensión.

Para el verano las principales actividades que les van a interesar son las relacionadas con expresar su creatividad (arte, música, etc.) y dejar volar su imaginación, esto les va permitir conectarse y expresar sus intensas emociones de mejor forma. También interactuar con animales es algo que les hace muy bien.

La situación cambia si los niños tienen su Luna en los elementos Fuego y Aire. En general estos niños se van a tender a divertir ante la novedad, pues el cambio, la acción y las experiencias nuevas son justamente las que les producen seguridad emocional. Es recomendable que estos niños realicen bastantes actividades en el verano.

Si son niños con Luna en signos de Fuego, son recomendables actividades deportivas y de aventuras, donde puedan canalizar la gran energía que suelen tener. Si el niño tiene Luna en Leo, nada mejor que un buen taller teatral para sentirse el rey del escenario y expresar su gran capacidad artística.

Si su Luna está en el elemento Aire, estos niños disfrutarán especialmente actividades de aprendizaje, donde su profunda curiosidad pueda ser satisfecha. Llevelos a museos como el MIM, de Ciencias Naturales, Planetario, etc. También leales cuentos y narreles historias, nada mejor para echar a correr su inquieta mente.

Consejos para el Desarrollo Sano:

  • Si hablan sin parar es un síntoma de nerviosismo emocional.
  • No saben manejar el mundo emocional, por lo tanto necesitan ayuda con esto. Es ideal enseñarles a sentir la emoción en el cuerpo, no llevarla al plano mental.
  • Invitarle a que exteriorice sus pensamientos, emociones y sentimientos con libertad y sin miedos, por ejemplo mediante dibujos o escribiendo de lo que le ocurre. Es ideal alguna técnica de liberación emocional para disminuir la tensión mental.
  • Animarle a que comparta sus preocupaciones y las exteriorice, en la búsqueda común de soluciones, así podrá relajar su tensión mental.
  • Cuando ya es hora de dormir o están cansados después de muchas horas de actividad mental, es importante hacer una transición a un ambiente calmo e insistirles en el descanso.
  • Pueden ser influenciables por los demás o que pregunten constantemente que deben hacer, dudando entre dos o más opciones. Ayudarlos a desarrollar una opinión clara y segura, que confíen en su intuición.