¿Te cuesta Ordenarte, Disciplinarte y Concretar tus Sueños?

En muchas personas existe un conflicto total entre dos partes distintas de su ser. Una relajada, extremadamente optimista, indisciplinada, que quiere pasarlo bien y no le gustan las preocupaciones. La otra, negativa, estresada y culposa. Oscilamos poniéndonos un tiempo en el lugar de uno de estos personajes, para luego pasar al otro. Y así se nos pasa la vida, jugando de extremo a extremo, siendo muy flojos y después siendo muy culposos, quizás acelerándonos y estresándonos para compensar todo lo que no hemos hecho, para luego volver a caer en la flojera.

Generalmente este conflicto se siente con mayor fuerza en el área laboral o en los estudios. Teniendo relación con las situaciones donde hay que ponerse a trabajar, estudiar y disciplinarse. Este conflicto de cierta forma le impide a la persona ser capaz de ordenarse y tener una metodología clara en el día a día, una que le permita funcionar sin caer en los extremos.
Esta situación se suele deber porque en la carta astral de la persona, 2 planetas están en un manifiesto conflicto: Júpiter y Saturno.

El lado jupiteriano es manifiestamente optimista y confiado, tu lado expansivo. Tiene grandes sueños y le cuesta ver límites para sus deseos y aspiraciones. Es el que cree que cualquier cosa que me proponga se va a lograr en tiempo récord, sin dificultades y generalmente creyendo que el resultado va a ser extremadamente optimista. No le gusta disciplinarse, no ve la necesidad, porque en su exceso de optimismo y de confianza está seguro que toda va a resultar bien. Suele caer en la inactividad, quedándose flojeando cuando sabe que tiene que hacer cosas. Porque en el fondo lo que quiere es disfrutar la vida y sentir sólo libertad para sus deseos.

El lado saturnino es muy diferente. Suele ser más negativo y preocupado. Es tu parte responsable, la que te dice que cosas están bien y cuales están mal. Es la que se estresa y sufre cuando las cosas no resultan, es la voz que te presiona y te dice que hagas las cosas bien, cuando tu lo único que quieres es quedarte viendo televisión o en internet. Es la parte tuya que quiere concretar y obtener resultados tangibles en esta tierra. Es la parte que ve que muchas veces sin esfuerzo y disciplina no se van a lograr tener buenos resultados. También es culposa y te reta o castiga por no actuar como deberías.

Muchos de los que viven este conflicto interno, por lo general ya lo vivieron en la infancia de forma externa. ¿Quiénes interpretaban los personajes? Alguno de tus padres (o ambos) en un extremo, interpretando el personaje saturnino, que te obligaba y presionaba a estudiar y hacerte responsable. Y por el otro lado, tú con el personaje jupiteriano, no queriendo hacer lo que tus papás te decían y con ganas jugar o ver televisión, en vez de hacer las tareas.

Resulta que ahora eres un adulto, pero de cierta forma este conflicto infantil sigue estando dentro de ti. Tu lado saturnino actúa igual como actuaban tus padres, exigiéndote, presionándote y retándote. Y otra parte tuya sigue actuando de forma jupiteriana, como el niño flojo y rebelde.
Es hora de sanar este conflicto, porque ya nadie de afuera te está presionando y castigando. Ahora la motivación para lograr cosas no es externa, nace de una necesidad interna de lograr concretar y materializar tus sueños y aspiraciones en este mundo. Cuando Júpiter y Saturno se llevan bien, soy capaz de materializar mis sueños e inspiraciones.

Este conflicto de extremos es lo que en psicología Gestalt se suele llamar un “conflicto de polaridades”, cuando dos áreas de nuestro ser no se pueden integrar, lo que hace que caigamos en extremos (polaridades). Esto lleva un conflicto interno profundo, que la persona no suele poder resolver.

Pero por supuesto que las polaridades se pueden resolver, de hecho para eso están, para resolverlas e integrarlas en nuestro inconsciente.

Ahora les propongo un ejercicio para empezar a resolver esta polaridad saturnina – jupiteriana, recomiendo que se tomen por lo menos 90 minutos de tiempo para realizarlo.

Paso 1:

Ponte en el lugar de tu lado saturnino, esa parte tuya responsable, negativa, exigente y culposa. Y escribe en un papel todo lo que este personaje opina y siente por la parte jupiteriana (irresponsable, floja y excesivamente positiva). Que se libere y se desahogue completamente, hay libertad total de expresión y puedes usar las palabras y expresiones que quieras.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 2:

Ahora cambio de personaje. Ponte en el lugar de la parte jupiteriana, ese optimista, que se relaja y que quiere pasarlo bien. Escribe en un papel todo lo que opina y siente acerca de su parte saturnina (responsable, exigente, estresada y culposa) que no lo deja pasarla bien. Nuevamente hay total libertad de expresión, así que puedes decirle lo que quieras.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 3:

Volvemos a cambiar de personaje, vuelve a conectarte con tu lado saturnino (el preocupado y estresado). Primero lee las críticas que te hizo tu lado jupiteriano y fíjate en cómo te sientes al leerlas. Luego escribe en un papel respondiendo a las críticas hechas por la parte jupiteriana, de modo que el lado saturnino le explique con argumentos el por qué actúa de esa manera, qué es lo que quiere para ti y por qué se preocupa tanto. La respuesta es sin criticar a la otra parte, sino que con argumentos que defiendan su actuar y lo que quiere para ti.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 4:

Ahora volvemos a ponernos en el lugar del personaje de Júpiter (la parte relajada, optimista y floja). Deja que esta lea las críticas que le hizo tu lado saturnino, fíjate en cómo te sientes al leerla. Ahora respóndele, escribiéndole a la parte saturnina (estresada, negativa y preocupada), diciéndole el por qué actúa así, qué es lo que quiere para ti y por qué se relaja tanto. La respuesta es sin criticar a la otra parte, sino que con argumentos que defiendan su actuar y lo que quiere para ti.
Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 5:

Lee lo que escribiste en el paso 3 y 4. Fíjate si hay algo en común, si de alguna manera el lado saturnino y jupiteriano quieren o tienen algo que los una más allá de sus diferencias.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 6:

Ponte en el lugar de tu lado saturnino (el responsable y estresado). Y escribe en un papel, siendo lo más amable posible, qué le pedirías a tu parte jupiteriana para que no estresarte tanto. Qué cambio en el comportamiento o de actitudes del lado jupiteriano te gustaría ver. Pídele ayuda, siendo muy claro con tus peticiones.

Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 7:

Ahora ponte en el lugar de tu lado jupiteriano (el flojo y relajado). Y escribe en un papel, siendo lo más amable posible, que le pedirías a tu parte saturnina para que te permita disfrutar más de la vida y de los momentos. Qué cambio en el comportamiento o de actitudes del lado saturnino le gustaría ver. Pídele ayuda, siendo muy claro con tus peticiones.
Es muy importante que te hagas consciente de las sensaciones y emociones que vas sintiendo mientras haces el ejercicio de escritura.

Paso 8:

Ponte en el lugar del lado saturnino y lee lo que pidió el lado jupiteriano en el punto anterior (7). ¿Puedes aceptar lo que te pide? ¿Todo o al menos una parte? Sí es así, escribe en un papel un compromiso de hacer lo que creas que puedas cumplir, aunque te implique un desafío.

Paso 9:

Ponte en el lugar del jupiteriano y lee lo que pidió el lado jupiteriano en el punto 6. ¿Puedes aceptar lo que te pide? ¿Todo o al menos una parte? Sí es así, escribe en un papel un compromiso de hacer lo que creas que puedas cumplir, aunque te implique un desafío.

Paso 10:

Cierra tus ojos, haz ejercicios de relajación haciéndote consciente de tu respiración, de tu inhalación y exhalación. Ahora imagina que frente a ti están parados los 2 personajes, el saturnino y jupiteriano, ve las diferencias entre ambos. Ya se han hecho los compromisos en papel. Fíjate si se pueden llevar bien ahora que tienen un acuerdo. Sí es así, pídeles que se den la mano o que se abracen.

¿Cómo te sientes al observar esto?